was successfully added to your cart.

Carrito

Vida en el Cráter del Ngorongoro

Ningún otro área natural conocido ofrece un espectáculo tan grandioso como el Cráter de Ngorongoro, gigantesca caldera volcánica de hasta 800 m. de profundidad y más de 20 Km. de diámetro, que contiene la mayor concentración permanente de vida salvaje en el mundo.

En su interior pastan miles de ñúes, cebras, búfalos y gacelas. Sus leones son tan famosos como los de Serengeti, y las hienas su predador más abundante. El rinoceronte negro, diezmado en todo el continente encuentra en el cráter un último refugio seguro.

Desde el borde del Ngorongoro…

A más de 2.500 m. de altura, el panorama es inigualable, sobre todo el inmenso diámetro de la gran caldera. Las paredes del cráter se encuentran cubiertas de un frondoso bosque de montaña que se ve envuelto por la niebla cada madrugada.
En el fondo del cráter hay varias corrientes de agua dulce permanentes y un lago alcalino, cuyas variaciones estacionales lo pueden convertir en un paraíso para los flamencos o en un lecho seco cubierto de sosa.

Este es el auténtico sustento de agua de los tres lagos que lo rodean, Manyara, Eyasi y Natrón!!!

El cráter está situado a su vez en una extensa reserva de más de 8.000 km2, el Área de Conservación, y limitado al Oeste por el Parque Nacional del Serengeti.

Con altitudes que van de los 1.300 a los 2.600 m., comprende amplias llanuras herbáceas, montañas de origen volcánico y bosques húmedos.

El Área de Conservación está habitado por unos 10.000 pastores Masai, cuyos ganados comparten la tierra con los animales salvajes. Esta competencia por el agua y los pastos provoca muchas veces conflictos, especialmente durante la estación seca.

En la misma orilla de la carretera que bordea el cráter, un sencillo monolito preside las tumbas de Bernhard y Michael Grzimek, Padre e Hijo, que entregaron sus vidas a la causa de la conservación, y cuya aportación fue decisiva para la salvación del Ngorongoro y Serengeti, cuando a finales de los 50 se encontraban más amenazados que nunca.

Su obra “El Serengeti no debe morir” dio la vuelta al mundo y atrajo las simpatías necesarias para su causa.

¿Quieres disfrutar de un viaje a Tanzania auténtico y original?